domingo, 13 de noviembre de 2011

Introducción al Renacimiento

En este apartado se hará un breve resumen sobre el Renacimiento, Humanismo y precedentes humanistas más significativos para la época, del renacimiento del neoplatonismo por Marco Ficino y de la importancia de el Sueño de Escipión de Cicerón.

Se denomina Renacimiento al movimiento ideológico y artístico del siglo XVI en el que se da el "renacer" de la cultura clásica. La Antigüedad, por tanto, se ve actualizada por las letras humanas o "humanae litterae" tan preciadas por los humanistas. Se considera la Antigüedad como algo vivo, cercano (mucho más cercano que la Edad Media, cronológicamente ésta más cercana), casi contemporáneo. En el arte, la proporción y las características clásicas eran consideradas de gran belleza. Además, los modelos artísticos de la época se basan en la Naturaleza, que es considerada como una obra de arte, tomando a Dios como sumo artífice (pintor, arquitecto). Además, podemos encontrar dos acepciones distintas: por un lado, se tiene la Naturaleza libre como la libertad que experimenta el hombre; por el otro lado, nos encontramos con los jardines renacentistas que muestran la fusión entre el arte y la naturaleza.

La arqueología fue una ciencia muy importante en aquella época, ya que todas las piezas antiguas encontradas eran de un valor abismal. Se crea una nueva visión de hombre renacentista: El cortesano de Castiglione es tomado como modelo de hombre renacentista, hombre de armas y letras. La obra trata por vez primera, una nueva forma de relaciones sociales, además de reclamar a la mujer como partícipe de la cultura.

Todo este renacer no puede comprenderse sin el Humanismo, una actitud, más que un movimiento, en la que se enfatiza la importancia del hombre y de lo antiguo. Los humanistas, predecesores de la época renacentista, estaban harto interesador por la cultura antigua, tanto que la tomaron como ideal y modelo para la educación del hombre. Varios humanistas son significativos por sus aportaciones al Renacimiento.
  1. Dante Alighieri (1265-1321) introduce la alegoría (metáfora continuada) en La divina comedia. Tiene muy en cuenta la perfección y personalidad en la obra de arte. Introduce el Doce still novo con las siguientes características: amor en corazones gentiles; la gentileza procede de la nobleza espiritual; la mujer bella predispone al bien en el hombre; la dama es un ángel que enciende en el amante la nostalgia del cielo. Beatriz es la "donna angelicatta" o la musa del nuevo estilo
  2. Francesco Petrarca (1304-1374) considera a los clásicos contemporáneos. Busca la perfección en cada una de sus obras, de modo que la realiza, perfecciona y pule para poder merecer el nombre de obra de arte, por lo que logró la mayor modernidad partiendo de la Antigüedad. Encontró en Cicerón a un maestro de la prosa y en Virgilio a un experto en poesía. Fue quien instauró la crítica filológica. La mayoría de sus composiciones de El cancionero (su obra más conocida) tratan sobre Laura, alrededor de la cual va tejiendo su propia autobiografía. Su actitud era de respeto escrupuloso por la autoría.
  3. En cuanto a la narrativa de Giovanni Boccaccio (1313-1375), comienza a utilizar la lengua vulgar en contraposición al latín y juego con aspectos populares y cultos, espirituales y atrevidos, irónicos, tratando en una misma obra, de demostrar la complejidad del hombre. Su obra más significativa, Decamerón, fue el modelo de prosa renacentista.
El Humanismo concedía mucha importancia al individuo. Se busca la felicidad en contraposición a la costumbre de resaltar la miseria humana de la Edad Media. En el cambio de visión y la consideración de las personas, mucho tuvo que ver la obra Diálogo sobre la dignidad del hombre de Pérez de Oliva.

Tras el teocentrismo de la Edad Media en el que el hombre pasó a un lugar secundario, el hombre recobra su lugar, sintiéndose capaz de cualquier cosa, sin embargo, se pretende un sincretismo o fusión de culturas, por lo que no se descarta el Crisitanismo. Por ello, el tema religioso sigue siendo de gran relevancia en el Renacimiento.

Las aportaciones humanistas al periodo renacentista fueron muy significativas, pero no podemos decir que el Renacimiento se base en eso única y exclusivamente. Tiene, en efecto, una base humanitaria entendida como la recuperación del mundo clásico, pero, descubrimientos científicos, geográficos, la posibilidad de viajar más con su consecuente conocimiento de culturas diversas, la creación de la imprenta, el interés por la Naturaleza... son también pilares en la época renacentista que nada tienen que ver con el movimiento humanista, aunque fueron pilares sobre los que se asentaron los principios del humanismo.

La escuela de Florencia fue muy significativa en cuestiones de sintetizar el pensamiento antiguo. El Cosme de Médici (corte de Florencia) encargó a Marco Ficino la traducción de todos los textos de Platón (incluyendo Los diálogos), gracias a lo que el renacer del neoplatonismo tuvo cabida en la época. Además, se encontró el busto de Platón y se creó una Academia que simulara la del filósofo, teniéndola como "centro cultural". Las teorías idealistas de Platón son de gran interés por incluir el pensamiento y arte oriental que expresaba en forma de sueño, metáforas, etc.

En El sueño de Escipión, sacado del libro VI de La República de Cicerón (106a.C - 43a.C). Por vez primera, se utiliza la forma de sueño tan importante no solo en el Renacimiento sino también en el Barroco. Utiliza además la forma dialogada (Platón) para acceder al conocimiento tras un análisis objetivo de distintas perspectivas de un mismo tema, y no por imposición. Esta obra introduce el pitagorismo, tema que Platón ya utilizó para filosofar sobre la armonía del mundo y musica de esferas. En el sueño de Escipión, Cicerón nos explica el funcionamiento del Universo mediante la forma de sueño. Cada esfera representa una ciencia, y con la síntesis de todas las esferas se conseguía la integración de todas las actividades humanas. Cabe destacar que la obra de El sueño de Escipión fue valorada gracias al Comentario del Sueño de Escipión, obra de Macrobio (siglo IV).

SIGLO DE ORO

Se denomina Siglo de oro a una época que participa de dos siglos (XVI y XVII) aunque corresponde a un solo siglo cronológico. Comprende dos periodos importantes: Renacimiento y Barroco, periodos de auge para la literatura española.