domingo, 5 de febrero de 2012

APORTACIONES DEL BARROCO AL TEATRO UNIVERSAL

Se considera al teatro barroco como revolucionario del teatro universal. Además fue el origen del drama romántico con las obras Don Juan Tenorio o Fausto. Las aportaciones fueron tanto en la teoría (Arte nuevo de hacer comedias de Lope), como en la práctica literaria, sin olvidar las nuevas concepciones universales (mitos).

APORTACIONES EN CUANTO A LA TEORÍA

Lope de Vega teorizó todo todo lo que al drama respecta con su Arte nuevo de hacer comedias. En esta obra aparecen las normas que hacen que una obra sea exitosa. Las normas tratan sobre el lenguaje literario utilizado, la importancia del disfraz varonil en las mujeres (Rosaura en La vida es sueño), la estructura de la comedia en tres actos, adaptación de la métrica a las escenas y personajes.

APORTACIONES LITERARIAS

La presencia de los mitos era un asunto de gran relevancia, al igual que ocurría en la poesía de Garcilaso, pero esta vez, se ajustan tanto a las fuentes clásicas como utilizan solo algún aspecto del mito que resulte relevante para el drama. Los mitos más utilizados son el de Adonis y Venus, Orfeo, Eco y Narciso...

Además de los mitos, la lírica tradicional se convierte en motivo o tema central del drama como en El caballero de Olmedo. La igualdad de la mujer y el hombre (disfrazada ella con atuendos varoniles) es también un tema fundamental.

APORTACIONES EN LA CONCEPCIÓN DE CARÁCTER UNIVERSAL

Fueron muchas las creaciones con el valor universal como tema. Nos encontramos con temas en torno a la justicia en Fuenteovejuna, o la dignidad de las personas en El alcalde de Zalamea. El conflicto moderno del hombre se ve muy bien reflejado en dos obras de Calderón de la Barca:

La vida es sueño
Se conoce como la obra más importante de la creación de Calderón. La obra en sí, es un modo de comprender el mundo. Se trata la situación ideológica del siglo XVII, además de reflejar el conflicto de la época del hombre moderno (libertad, poder, justicia, trascendencia, materialidad). Conviven en la obra algunos aspectos humanistas como que el hombre es centro del universo, en contraposición de otro aspecto más racional que deja patente la inmortalidad del hombre.

El gran teatro del mundo
Resume la importancia del teatro en la época. La concepción universal de la creación del mundo es el tema principal. El universo es un teatro cuyo autor es Dios, los hombres los actores con unas características o atributos recibidos por el creador.

sábado, 4 de febrero de 2012

EL TEATRO EN EL BARROCO

El teatro fue el género fundamental en el Barroco. Si Felipe III gustaba de la pintura y eso tuvo repercusión en la sociedad, Felipe IV fue amante del teatro y también se vio reflejado. Este espectáculo trataba todos los temas trascendentales en la época: los mitos, la historia, el desengaño, la risa, lo fantástico y lo real, la belleza y la fealdad, razón y pasión, erotismo y mística, materia y espíritu... El teatro era fundamental para el pueblo, ya que la mayoría eran iletrados y era un buen modo de acercarse a la cultura y "conocer mundo". Además, implicaba literatura, es decir, tenía un texto.

El teatro resumía la concepción del mundo en aquella época y toda la expresión desbordada de la literatura. Prueba de ello son las obras El gran teatro del mundo, y La vida es sueño de Calderón de la Barca.

El cambio dramático fue espectacular cuando Lope de Vega publicó El arte nuevo de hacer comedias. Aquí expone cada una de las novedades aportadas al teatro, pues éste ya nada tenía que ver con la comedia que necesitaba de las normas clásicas.

El espectador acudía al teatro fundamentalmente por dos cuestiones:
- Buscaba en él la ilusión que no tenía en la realidad. Era un modo de evadirse de todo aquella negatividad que le rodeaba.
- Se sentía reflejado en los personajes de la comedia (comedia = personaje popular; tragedia = personajes nobles)
- Además, los precios eran asequibles y el dinero recaudado se destinaba a los hospitales.

El teatro necesitaba un espacio para la escenificación. El espectáculo popular se realizaba en corrales (comedia) y plazas públicas (autos sacramentales), mientras que el palaciego utilizaba espacios de la corte (palacios y coliseos ubicados en jardines). La inauguración del palacio del Retiro y los jardines de Aranjuez fueron lugares significativos para el teatro, ya que fueron los primeros espacios en los que se realizaron grandes escenografías. El teatro está muy unido al jardín, al igual que a la pintura (en la escenografía, temas y motivos dramáticos).

jueves, 2 de febrero de 2012

LA PROSA BARROCA

En la entrada de hoy se tratarán las modalidades de prosa barroca y sus textos más significativos, como Don Quijote en la Novela moderna, Pérsiles en la bizantina, la vida del escudero Marcos de Obregón o el buscón en la picaresca y Sueños o Criticón en la prosa moral y alegórica.

Todos los géneros de la prosa que se habían iniciado en la época renacentista continúan en el Barroco, aunque se enfatiza el tema de la moralidad y la alegoría. Todos los poetas y algunos dramaturgos (Tirso de Molina) escribieron también en prosa. La obra de Lope de Vega se compone de todo tipo de géneros, desde la bizantina, a la novela corta y a la pastoril. Quevedo hizo uso de todos los géneros [sátira, fantasía moral, política, filosófica, ascética (perfección espiritual y vida modesta) y de crítica]. Gracián dio un empujón a la prosa alegórica y didáctica con su obra Criticón. Pasemos ya a los diferentes tipos de prosa y obras significativas de cada una de ellas.

NOVELA MODERNA

La inauguración de la prosa moderna con El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra es en la prosa, el suceso más significativo de la época. Se le denomina de esta manera porque es la primera vez que en la novela se refleja el humor, el melancolía, la sátira, a medida que los personajes van haciendo su "viaje". El paso del Renacimiento al Barroco es claro. La obra consta de dos partes: en la primera muestra un sin fin de aventuras de diferentes características, lo que muestra la convivencia de, entre otros aspectos, lo culto y lo popular; en la segunda, la melancolía barroca y el desengaño son las características significativas. A medida que se desarrolla la obra, Don Quijote, protagonista de la obra va recuperando su cordura y pasa de estar ilusionado por cumplir un sueño, aventurero, idealista (Renacimiento) al más crudo desengaño, por el que muere de tristeza (Barroco). Esto ocurre a pesar de que su compañero Sancho se va "quijotizando" e invita al Quijote imitar la vida pastoril de la Arcadia.

NOVELA BIZANTINA

Este tipo de prosa aventurera que podíamos encontrar en el Renacimiento la encontramos también en la obra barroca de Cervantes, Los trabajos de Persiles (Periandro) y Sigismunda. Algunos personajes son: Periandro (Persiles), Antonio, Arnaldo, Auristela. Algunos lugares: isla de Policarpo, Clodio, isla de las Ermintas, Rutilio. Se tratan temas como la pintura, literatura, teatro y aventuras. Además, se da una recopilación o compendio de los conocimientos del hombre barroco (brujería, geografía, ciencia, viaje...). Es la última obra de Cervantes, en cuyo prólogo asegura estar "con el pie en el estribo"

NOVELA PICARESCA

El género picaresco barroco en poco o nada se parece al renacentista. Como única relación o coincidencia es que, tanto el Lazarillo (Renacimiento) como la picaresca barroca tienen un carácter autobiográfico y lineal de la obra, y todo el tema de la marginación social sufrida. Sin embargo, la diferencia es notoria, ya que en el Barroco se aprecia ese carácter didáctico y moral, la exageración y la falta de inocencia de los protagonistas. Las obras picarescas cumbre en el Barroco son La vida del escudero Marcos de Obregón de Vicente Espinel y El Buscón de Quevedo, que comparte con el Lazarillo solamente la forma de viaje y la narración en primera persona.

PROSA MORAL Y ALEGÓRICA

Este tipo de prosa es muy importante en el Barroco por la discreción que se obligaba a tener en la época. La estructura de sueño les permitía expresar aquello que no podían comunicar directamente. Era un modo de hacer crítica sin temer a la censura o algo peor. La estructura de sueño se utiliza en la Antigüedad para expresar la filosofía del mundo (Sueño de Escipión), el Renacimiento como expresión de fantasías amorosas (Sueño de Polifilo) y en el Barroco para alejar al autor de aquello que no estaba permitido decir. Destacan las obras: Sueños de Quevedo (sátira que no deja títere con cabeza) y Criticón de Gracián (expone las 4 etapas de la existencia humana que son la niñez, juventud, madurez y vejez).